Blog

Instituto Oftalmológico Hoyos. La vista. La hipermetropía.

Instituto Oftalmológico Hoyos. La vista. La hipermetropía.

La hipermetropía es un defecto habitual en la infancia que acostumbra a disminuir o incluso a desaparecer durante el crecimiento. Existe un 20% de la población que llega a la edad adulta con hipermetropía, presentando cefaleas y cansancio visual después de leer o trabajar de cerca. Hoy podemos corregir la hipermetropía con la técnica quirúrgica LASIK, basada en la aplicación del láser.

¿Qué es la hipermetropía?

Es un defecto refractivo del ojo que provoca visión borrosa de cerca (lectura, escritura…) y con el tiempo también de lejos. Como los pacientes hipermétropes conservan su visión de lejos durante algunos años, se les denomina “largos de vista”, en contraposición a los miopes o “cortos de vista”.

¿Cuándo se produce?

En un ojo normal, las imágenes que entran son enfocadas por la córnea y el cristalino en la retina, la cual transmite las imágenes al cerebro. En un ojo hipermétrope, las imágenes se forman por detrás de la retina, causando visión borrosa de cerca, debido a que el paciente no puede enfocar y eso se corrige con gafas, lentes de contacto o cirugía refractiva.

¿En qué consiste el tratamiento con cirugía refractiva?

La intervención más rápida, eficaz y con la que se obtienen los mejores resultados es la técnica LASIK con la aplicación del laser EXCIMER, que se realiza con gotas de colirio anestésico, dura unos 10 minutos y es una hora el paciente está de vuelta al domicilio. Si la hipermetropía es elevada, la técnica que se recomienda es el implante de una lente intraocular ICL, que se introduce en el ojo entre el iris y el cristalino.

¿Por qué algunos hipermétricos desvían los ojos?

Algunos pacientes hipermétropes desvían los ojos cuando se retiran las gafas (es decir, presentan un estrabismo con LASIK consigue corregir al mismo tiempo la desviación de los ojos.

¿Quién ha de realizar estas intervenciones?

El éxito de estas intervenciones depende en igual medida de la tecnología, la experiencia y la habilidad del cirujano oftalmólogo. Para evitar riesgos innecesarios, seleccione un centro que disponga de un equipo médico con amplia experiencia en la aplicación del láser en cirugía refractiva y dotada con la tecnología más innovadora.

Leer más

Instituto Oftalmológico Hoyos. La vista. Blefaritis, orzuelos y chalación.

¿Qué es la blefaritis?

La blefaritis es una inflamación del borde libre de los párpados. Hay dos clases: la estafilocócica y la seborreica. La primera es ulcerosa y la segunda se puede acompañar de seborrea es otras zonas de la piel. En muchos casos, los dos tipos descritos pueden estar presentes de forma conjunta.

¿Cuáles son las causas de la blefaritis?

En el borde de los párpados tenemos unas glándulas sebáceas encargadas de producir la grasa que forma parte de la lágrima. En ocasiones estas glándulas producen un exceso de grasa que se acumula en forma de caspa, veces esta caspa propicia un importante aumento de las bacterias que se encuentran en la piel, causando la blefaritis estafilocócica.

¿Por qué se forman orzuelos y chalación?

Es frecuente en los pacientes con blefaritis, que las glándulas sebáceas se obstruyan y aumenten de tamaño por su inflamación, entonces hablamos de chalación. En otros casos el folículo piloso de las pestañas resulta infectado por los estafilococos originando el orzuelo.

¿Cuáles son los síntomas?

Los pacientes con blefaritis, presentan caspa y enrojecimiento del borde de los parpados, que les ocasiona picor, escozor, sensación de cuerpo extraño y caída de las pestañas.

La blefaritis se puede complicar con úlceras cornéales, conjuntivitis y la pérdida permanente de las pestañas o el crecimiento de las mismas en posiciones aberrantes y por tanto molestas. Cuando aparece un chalación, notamos un bulto en el párpado que a pesar de no ser doloroso suele tener tendencia a enquistarse. Por el contrario el orzuelo es doloroso y presenta en el centro un punto blanquecino purulento.

¿Cómo se trata?

La base del tratamiento de la blefaritis es la higiene diaria de los párpados y las pestañas con un jabón neutro diluido o agentes específicos de limpieza, con el objeto de retirar el exceso de grasa de la piel. Además durante las fases agudas debe asociarse compresas calientes y pomadas antibióticas oftálmicas.

La higiene no debe suspenderse y cuando los síntomas empeoran debemos intensificar el tratamiento y acudir al oftalmólogo para evitar otras complicaciones. El calor seco local suele ser de gran ayuda cuando aparece un chalación, pero si se enquista la solución es la extirpación quirúrgica.

Leer más

Instituto Oftalmológico Hoyos. La vista. Cirugía del glaucoma.

El glaucoma o “ceguera silenciosa” es una de las primeras causas de ceguera en nuestro país. El tratamiento de esta enfermedad consiste en disminuir la presión intraocular con el uno de medicamentos, láser o cirugía. Con los tratamientos se intenta detener la enfermedad, pero no se puede recuperar la visión perdida y por ese motivo el diagnostico precoz es la clave para conservar la visión.

¿Qué es el glaucoma?

Cuando por una obstrucción súbita o progresiva de las vías de evacuación del humor acuoso, la presión intraocular supera los 21 mmHg, comienza a atrofiarse el nervio óptico causando la pérdida del campo visual, y con el tiempo la ceguera.

¿Cómo se trata?

Dependerá del grado de evolución de la enfermedad, pero lo que hay que hacer es disminuir la presión intraocular del ojo mediante un tratamiento farmacológico adecuado o bien proceder a una intervención quirúrgica o con láser, cuando la presión no se consigue controlar con la medicación o el paciente sigue perdiendo visión.

¿En qué consiste la cirugía del glaucoma?

Una primera opción es el láser y se aplica para facilitar la salida del flujo ocular con el  objeto de reducir la presión intraocular. Es posible, sin embargo, que los efectos de la cirugía con láser vayan desapareciendo con el tiempo y que los pacientes que se hayan sometido a la misma necesiten seguir tomando medicamentos para el glaucoma.

En esos casos es cuando es cuando se recomienda la intervención quirúrgica, que  consiste en ampliar la zona de salida del flujo intraocular mediante la creación de una nueva vía de drenaje o el implante de una válvula de drenaje artificial. Se realiza con anestesia local y no requiere ingreso hospitalario.

¿Pueden existir complicaciones?

Como en cualquier intervención quirúrgica pueden presentarse unas complicaciones comunes como son la infección y el avance en el desarrollo de cataratas. Complicaciones más especificas serían el funcionamiento en exceso de la vía quirúrgica causando una presión ocular más baja de lo normal, o por el contrario el cierre de la vía de drenaje, con un nuevo aumento de la presión. Pero teniendo en cuenta la gravedad de la enfermedad, las posibles complicaciones son de menor relevancia que en otras cirugías.

Leer más

Instituto Oftalmológico Hoyos. La vista. El estrabismo.

Instituto Oftalmológico Hoyos. La vista. El estrabismo.

El estrabismo es una desviación de los ojos, que suele aparecer en la infancia y afecta al 5% de los niños. Es necesario un tratamiento precoz para evitar la pérdida de visión del ojo desviado, conocida como ojo vago o “gandul”. La corrección definitiva se realiza con cirugía sobre los músculos en unos casos y con gafas en otros. En la actualidad, los estrabismos que se corrigen con gafas, pueden ser tratados con la técnica quirúrgica LASIK, basada en la aplicación del láser.

¿Qué es el estrabismo?

El estrabismo ocurre cuando uno de los ojos no está alineado con el objeto que se mira, desviándose hacia dentro (endotropía), hacia fuera (exotropía) o menos frecuentemente hacia otras posiciones.

¿Qué síntomas ocasiona?

Al inicio el más común es la visión doble y los niños suelen realizar guiños frecuentes o posiciones anormales de la cabeza (tortícolis). Al poco tiempo, se  ponen en marcha mecanismos para anular la visión del ojo desviado y evitar la visión doble, causando una disminución de la visión, conocida como vago o “gandul”.

¿Cuáles son sus causas?

La herencia juega un importante papel en el estrabismo y suele aparecer a los 3 ó 4 años de edad, o menos frecuentemente en los primeros meses de vida. Asimismo, el estrabismo puede ser acomodativo, como consecuencia de la hipermetropía y no-acomodativo, que se origina por una actividad anormal de los músculos que mueven los ojos.

¿Cómo se trata?

La oclusión de un ojo, en contra de la idea popular, no corrige el estrabismo, se utiliza para recuperar la visión del ojo vago. Para enderezar los ojos, si la causa es una función muscular anormal (no-acomodativo), el tratamiento es la cirugía sobre los músculos del ojo. Por otro lado, cuando la causa es la hipermetropía en pacientes mayores de 18 años, consiguiendo además enderezar los ojos en el estrabismo acomodativo.

Leer más

Instituto Oftalmológico Hoyos. La vista. El ojo rojo.

Instituto Oftalmológico Hoyos. La vista. El ojo rojo.

La mayoría de las afecciones inflamatorias irritativas o infecciosas del ojo se agrupan bajo el concepto de ojo rojo y son producidas por conjuntivitis que pueden diagnosticarse y tratarse fácilmente con medidas higiénicas y farmacológicas locales. Aunque el ojo rojo obedece con frecuencia a enfermedades de curso benigno, hay que estar atentos para reconocer a tiempo aquellas condiciones potencialmente graves que pueden amenazar la visión.

¿Qué es el ojo rojo?

Es el reflejo de la dilatación de los vasos sanguíneos de la conjuntiva, la membrana que tapiza la parte interna del parpado y la parte más anterior del ojo, y se caracteriza por el enrojecimiento de la superficie anterior del ojo.

¿Cuáles son sus causas?

Principalmente obedecen a una inflamación o a una infección. La inflamación suele producirse por el contacto del ojo con factores irritantes o alérgenos (humo, olores penetrantes, etc), mientras las infecciones son causadas por virus o bacterias y suelen ser muy contagiosas.

¿Cuáles son sus síntomas?

Sensación de un cuerpo extraño, lagrimeo, congestión conjuntival y secreción. Generalmente las conjuntivitis infecciosas se suelen presentar después de haber estado expuestos a personas infectadas aproximadamente 8 días antes.

¿Cuál es su tratamiento?

Básicamente, un lavado frecuente de los ojos con un antibiótico local del amplio espectro para evitar una sobre-infección bacteriana. Es fundamental también el explicar al paciente la contagiosidad de la afección, por lo que se indicará las pautas higiénicas tales como el lavado de manos frecuentes, no compartir toallas o usar pañuelos des-cartables.

¿Qué otras causas pueden desencadenar ojo rojo?

Hay varias enfermedades oculares que también producen un ojo rojo y que pueden ocasionar ceguera a menos que se diagnostiquen y se traten a tiempo. Esto es especialmente importante si hay dolor, visión borrosa o fotofobia severa (sensibilidad a la luz), unos síntomas que no son típicos de una conjuntivitis simple e indican un mayor grado de gravedad, como la presencia de glaucoma, una úlcera ocular o una inflamación del interior del ojo, patologías que pueden afectar a la visión de forma irreversible. Ante estas circunstancias, se recomienda acudir al oftalmólogo con carácter de urgencia.

Leer más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR