Conjuntivitis ALÉRGICA Primaveral

El aumento de la temperatura y la sequedad ambiental de la primavera propician la aparición de la conjuntivitis alérgica, una de las afecciones oculares más habituales.
Conjuntivitis ALÉRGICA Primaveral

El aumento de la temperatura y la sequedad ambiental de la primavera propician la aparición de la conjuntivitis alérgica, una de las afecciones oculares más habituales. Aunque en la mayoría de los casos no reviste gravedad, suele provocar numerosas molestias que pueden evitarse con un sencillo y eficaz tratamiento.

¿Qué es la conjuntivitis alérgica primaveral? Es la inflamación de la conjuntiva, una membrana que cubre la parte blanca del ojo y que produce un tipo de mucosa que protege su superficie. En ocasiones, esta mucosa se inflama por la presencia de algún virus o por alguna alergia primaveral.

¿Qué provoca la conjuntivitis alérgica primaveral? La conjuntivitis alérgica primaveral es una reacción de hipersensibilidad ante la presencia en el ojo de sustancias como el polvo, polen, los ácaros, los hongos ambientales y los pelos de animales. Asimismo, puede aparecer asociada a enfermedades como la rinitis o el asma o por agentes químicos como bronceadores o cosméticos. En primavera, aumentan también los casos de conjuntivitis papilar gigante provocada por el uso de lentes de contacto.

¿Cuáles son sus síntomas? Los más comunes son la sensación de arena o cuerpo extraño, escozor, picor, lagrimeo, inflamación de los párpados, enrojecimiento del ojo y, en ocasiones, fotofobia (intolerancia anormal de la luz). No existe dolor y normalmente no hay disminución objetiva de la visión. A menudo, además, las conjuntivitis alérgicas van acompañadas de otros síntomas como el típico catarro primaveral, una erupción cutánea o una congestión nasal.

¿A quienes afecta más? Cualquier persona puede resultar afectada por la conjuntivitis alérgica primaveral -se trata de una afección muy contagiosa- aunque el principal grupo de riesgo son los jóvenes y ,en general, pacientes con antecedentes de asma, urticaria, rinitis o historia familiar de atopa.

¿Cuál es su tratamiento? El oftalmólogo ha de diagnosticar si los síntomas que sufre el paciente corresponden o no a una conjuntivitis y, en su caso, que tratamiento con colirios o pomadas oftálmicas se administra.

VolverEnfermedades

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR