CONJUNTIVITIS

Las incidencias relacionadas con la conjuntivitis suponen más de la mitad de la totalidad de los procesos oculares en la oftalmología actual.
CONJUNTIVITIS

Las incidencias relacionadas con la conjuntivitis suponen más de la mitad de la totalidad de los procesos oculares en la oftalmología actual. Aunque habitualmente suele ser de carácter benigno, en determinada tipología de conjuntivitis es recomendable acudir de urgencia al oftalmólogo para recuperar la visión normal y aliviar las numerosas molestias que ocasiona.

¿Qué es la conjuntivitis? La conjuntivitis es la inflamación o infección de la conjuntiva, una fina membrana que produce una mucosidad que tapiza y lubrifica la superficie del ojo. Cuando la conjuntiva empieza a irritarse o inflamarse, los vasos sanguíneos que la irrigan se dilatan y el ojo se vuelve rojo.

¿Qué causa la conjuntivitis? Existen muchas causas de irritación ocular que pueden causar conjuntivitis. Las más comunes son las infecciones por bacterias y virus, las alergias y los irritantes ambientales como el tabaco, humo, polvo, disolvente, etc.

¿Cuáles son sus síntomas? Aumento de lagrimeo, dolor de ojos, enrojecimiento de los ojos, sensación arenosa en los ojos, picazón en los ojos, visión borrosa, sensibilidad a la luz y costras que se forman en el párpado durante la noche.

¿Cuál es su tratamiento? El tratamiento de la conjuntivitis depende de la causa. La conjuntivitis alérgica puede responder al tratamiento de las alergias o puede desaparecer por sí sola al eliminar el alergeno causante. Este tipo de conjuntivitis también se puede aliviar con la aplicación de compresas frías. Los medicamentos con antibióticos, como las gotas oculares, pueden ser efectivos en los casos de conjuntivitis bacteriana. Finalmente, la conjuntivitis viral desaparece por sí sola, aunque las molestias que genera se pueden aliviar con la aplicación de compresas tibias sobre los ojos cerrados.

¿Cuál es su recomendación final? Como norma general, ante cualquier manifestación que suponga una alteración de la visión, fotofobia intensa, dolor ocular o alteraciones papilares, lo mejor es acudir al oftalmólogo para diagnosticar el tratamiento más adecuado a cada caso.

VolverEnfermedades

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR