La Visión en la EDAD ESCOLAR

Una deficiencia visual puede ser la causa de un retraso escolar en nuestros hijos. La visión se desarrolla desde el momento del nacimiento hasta los 8 años de edad.
La Visión en la EDAD ESCOLAR

Una deficiencia visual puede ser la causa de un retraso escolar en nuestros hijos. La visión se desarrolla desde el momento del nacimiento hasta los 8 años de edad. Los controles visuales en edades tempranas de la vida nos permiten detectar precozmente las alteraciones visuales, que podrían causar una deficiencia visual permanente si no son tratadas a tiempo.

¿Cuáles son las deficiencias visuales más frecuentes? Las alteraciones visuales más propias de la edad infantil se refieren a los defectos refractivos, el estrabismo y el ojo vago. Más graves son las anomalías congénitas como las cataratas y el glaucoma que si no se detectan en los primeros meses de vida ocasionan una pérdida grave de la visión.

¿Cuándo debe ir el niño al oftalmólogo? Cometemos el error de pensar que no debemos acudir al oftalmólogo hasta que el niño sepa leer, pero para entonces ya tiene 6 ó 7 años y está prácticamente terminando su maduración visual, edad en la cual la rehabilitación visual ya no es tan efectiva. La primera revisión se recomienda a los 3 años de edad. Pero la atención oftalmológica deberá ser más precoz cuando existen enfermedades hereditarias en la familia o cuando los padres detectan alguna alteración ocular o visual.

¿Qué tipo de enfermedades detectamos en las revisiones periódicas? A los 3 ó 4 años de edad ya podemos determinar la agudeza visual en los niños, con símbolos o dibujos especiales, que nos permiten controlar su evolución y diagnosticar una deficiencia visual en uno o los dos ojos. Los defectos de refracción en los niños deben ser diagnosticados por el oftalmólogo, con gotas que neutralizan la acomodación natural de los niños y que podría estar enmascarando el cuadro visual. Son aconsejables las revisiones periódicas cada 2 ó 3 años, si el niño no presenta síntomas y anuales cuando existe alguna alteración visual.

¿Qué síntomas deben alertar a los padres? La desviación de los ojos frecuente o permanente, el dolor de cabeza después de forzar la vista, acercarse excesivamente al papel cuando leen o escriben, entornar los ojos cuando miran objetos lejanos, el enrojecimiento de los ojos, diferencias de visión al tapar un ojo, e incluso el fracaso escolar aunque los padres no observen ningún síntoma visual.

¿Cómo podemos prevenir la salud visual de nuestros hijos? Además de realizar controles oftalmológicos periódicos, debemos educarles sobre la correcta distancia de lectura y escritura, proporcionarles una iluminación adecuada en sus tareas de estudio y controlar el tiempo de juego con ordenadores, consolas y videos, facilitándoles entretenimientos al aire libre.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR