CIRURGÍA DE PTERIGION

Tratamientos con láser. La palabra láser deriva de las siglas en inglés de Amplificación de Luz por Emisión de Radiación Estimulada (Light Amplification by Stimulated Emission of Radiation). La ventaja del láser es que es un medio muy efectivo para transportar energía a un punto específico. Gracias a que muchas estructuras del ojo son transparentes para la luz visible, el láser se convierte en una excelente herramienta para el oftalmólogo.


La cirugía de Pterigion consiste en un crecimiento anormal de tejido sobre la córnea (superficie anterior y transparente del ojo). Este tejido anómalo se inflama con facilidad ante la exposición solar, el viento u otros agentes irritantes. Quien lo padece tiene la sensación de tener un cuerpo extraño en el ojo y éste tiene una apariencia congestiva (ojo rojo).
Para que un pterigion se presente son necesarias dos condiciones: la primera que el individuo sea genéticamente susceptible a la enfermedad y la segunda que se haya expuesto a la radiación solar. Por eso la presencia de pterigion es mucho más frecuente en las zonas Tropicales donde la radiación solar es más alta que en otras latitudes.
La forma más fácil de prevenir el pterigion es con la protección solar que brindan las gafas con filtro ultravioleta, junto con el uso de gorra o sombrero desde la niñez. En un medio ecuatorial la intensidad de la radiación solar es más intensa entre las 10:00 y las 14:00. Por eso se recomienda en lo posible protegerse del sol entre esas horas.
No existe tratamiento médico, local o general, que haga desaparecer dicho tejido. Cuando el pterigion produce molestias al paciente o aumenta de tamaño invadiendo la córnea, es necesario recurrir a la cirugía.
Existen diversas técnicas quirúrgicas para tratar el pterigion. La técnica que nosotros usamos consiste en lo siguiente: después de aplicar gotas de anestesia, colocamos al paciente bajo un microscopio oftálmico en quirófano. Realizamos la extirpación del pterigion, después con una micro-fresa realizamos un pulido del área. Seguidamente, injertamos un pequeño fragmento de conjuntiva normal desde la parte superior oculta y protegida por el párpado superior del mismo (área no visible) y la suturamos mediante suturas especiales muy delgadas en la región donde se extirpó la carnosidad.
Después de la cirugía se le colocará un parche, que a los pocos días se le quitará. El ojo estará rojo, tardará unas pocas semanas en recobrarse. Deberá consumir los medicamentos prescritos y utilizar gafas oscuras durante un tiempo.
Existe la posibilidad de recidivar (reaparecer) en un porcentaje aproximado de 30%, pudiendo hacerlo con mayor agresividad si la operación no es bien realizada. Cuando el pterigion no invade el eje visual, las posibilidades quirúrgicas de éxito inmediato son muy elevadas (superiores al 90%).
PIDE CITA
CONTACTA
Abrir chat
Consúltanos por WhatsApp