TRASPLANTE MEMBRANA AMNIÓTICA


La membrana amniótica o amnio es la membrana interna del saco embrionario y fetal. Se utiliza en oftalmología para reconstruir y tratar lesiones de la superficie ocular, tanto en la córnea como en la conjuntiva.
La aplicación de membrana amniótica en una lesión de la superficie ocular puede disminuir la gravedad de la lesión e incluso evitar un trasplante de córnea. En estos casos, el trasplante de membrana amniótica puede mejorar de manera muy importante la calidad de vida del enfermo.

Indicaciones de utilización de la membrana amniótica en la superficie ocular


1. Úlceras corneales persistentes

Postinfecciosas: virus Herpes Zoster, bacterianas.
Postraumáticas: quemaduras térmicas y químicas sobre todo por álcali.
Úlceras neurotróficas.
Degenerativas: distrofias, erosiones recurrentes.
Secundarias: queratopatía bullosa.

2. Afectación conjuntival

Enf. muco-sinequiantes: penfigoide, Stevens-Johnson.
Simbléfaron.
Pterigión recurrente.
Neoplasias.

3. Otras indicaciones

Limbitis-escleritis necrotizante.
Defectos de ampollas de filtración de cirugía glaucomatosa.
Recubrimiento valvular glaucomatoso.
Xerosis: Sjögren primario y secundario.
Insuficiencia limbar corneal.
Prevención opacidad postquirúrgica tras fotoqueratectomía (PRK, PTK, en experimentación).

PIDE CITA
CONTACTA
Abrir chat
Consúltanos por WhatsApp